martes, 6 de abril de 2010

Los telemarketer y yo: episodio 1

Suena el celular. Remitente: desconocido (Retenida, dice la pantalla).
-¿Hola?
-Buenos días, ¿con el señor unmigone?
-Sí, soy yo
-Buenos días señor unmigone, mi nombre es Mariela Sánchez y lo llamo de Moviiistaar (por las is y las as estiradas entiendo que Mariela es cordobesa; en Córdoba hay mucho call center)
Me apuro en contestar.
-Ah, sí que tal Mariela. Seguro que me estás llamando porque yo había hecho por Internet una consulta por un tema de la factura pero ya lo resolví, ya entendí de qué se trata esa plata de más que me quieren cobrar
Mariela interrumpe, como enojada.
-No señor unmigone, yo no lo estoy llamando por eso. Lo llamo para pjujjojup (interferencia) de su línea pjjpjpj (otra inferencia)
Ahora el que interrumpe soy yo
-Mariela, no te entiendo nada. Hay como una interferencia.
-¿Ahí me oye bien?
-Sí, ahí está mejor.
-Le contaba que por el volumen de llamadas que usted.... (ruido infernal; se escuchan 200 telemarketers más hablando, la voz de Mariela sigue de fondo) un plan más conveniente pjpjjjjajujjj (más ruido)
Vuelvo a interrumpir. Mantengo la paciencia.
-Te escucho muy bajo, Mariela.
Ella no me oye. Sigue con su discurso intermitente.
-pjpjppjj un plan más conveniente ppjjjjjpppjjj shhrrrrshshssrrr (se mezclan las interferencias con las voces de 200 telemarketers hablando y en el medio de todo eso la voz de Mariela)
Con una mano sostengo el celular y con la otra el mouse. Voy al Outlook. Veo que entró un mail de trabajo importante. Interrumpo de nuevo, esta vez decidido que me escuche, así que levanto un poco la voz.
-¡Mariela no te estoy escuchando muy bien! ¡Esta llamada está complicadísima! Entiendo que es para venderme servicio, ¿no? En principio te diría que no me interesa, pero si querés llamame más tarde porque encima ahora estoy en el medio de una reunión (miento)
-Bueno, está bien señor.
Mariela corta sin despedirse. Hasta el día de hoy no ha vuelto a llamar. ¿Se habrá ofendido?

6 comentarios:

Kioskerman dijo...

Buenísimo, me pude imaginar toda la secuencia.

Atento que esta secuencia haría un comic de una página genial.
Se podría ilustrar la interferencia como la imagen dudosa de los canales codificados, y que cada tanto se vea ella, Mariela.

Si se ofendió, mala suerte. Eso pasa cuando trabajas para Satán.

Anónimo dijo...

No seas hipocrita hombre del kiosco.

Juan DLC dijo...

Buena ungui. Claramente los servicios han bajado mucho su nivel. Tengo miedo que algun dia me llamen por algo importante o interesante, y por este prejuicio les corte el telefono al instante. Casi como el cuento del niño que grita ¨LOBO!¨

Anónimo dijo...

Me encantan cuando me llaman les hago todo tipo de jodas.

Sole =) dijo...

jejeje tanta publicidad y marketing de Movistar para que finalmente una simple telemarketer tenga problemas en la línea y el cliente no la pueda escuchar...por lo menos todavía es una persona y no las molestas máquinas que te llaman los sábados a la mañana diciendo que te ganaste un auto!

;Marcos dijo...

Sólo un marketinero imbécil puede pensar que es buena estrategia despertar a alguien un sábado a la mañana! si me regalaran el auto y lo dejan en la puerta de casa, se lo estrolo contra la concesionaria estilo Arma Mortal.
Claro... si lo hacen el sábado a la mañana. Más tarde no hay problema.