miércoles, 29 de mayo de 2019

unmigone goes Martín García


Mientras escribía la crónica de nuestro viaje a USA con año de retraso surgió gracias al Alte Brown un inesperado viaje a la isla Martín García.
Es un día completo que arranca muy temprano. A las 8 AM había que estar pronto en la estación fluvial de Tigre para tomar la Cacciola.
El viaje dura casi 3 horas, la mayoría recorriendo las pintorescas islas del Delta del Paraná y ya sobre el final, a río abierto, pasando por otra isla que yo desconocía: Oyarvide.
La isla tiene un aceptable estado de mantenimiento. Un tamaño razonable también. En el mapa están destacados algunos de los puntos claves del circuito. El penal (derrumbado, aquel donde estuvo preso el General en Octubre de 1945), la panadería y algunas plazas. Y playas.
Y el recreo donde comimos aquel pejerrey memorable, con toda la historia contada por su cocinero.

miércoles, 22 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: Buenos Aires

(esto pasó hace un año) 
A las 5 AM sonó el despertador. 
El A350 de Latam a San Pablo viajaba de día. Pedro probó ravioles, se animó a hacerlo... y le gustaron. 
En el aeropuerto de San Pablo comimos un sandwich de Subway.
Llegamos a la 1.30 de la madrugada del martes a casa.
Los chicos no fueron hoy al colegio.

lunes, 20 de mayo de 2019

unmigone goes Orlando: volver

(esto pasó hace un año)
En la caja automática de transmisión había una dos letras. La D, correspondiente a directa, y un 3 cuya definición no conozco. Todo el viaje manejé en la posición de la D, pero en el tablero decía que estaba en "3". "Debe ser lo mismo". Cuando tomábamos la Turnpike para volver me di cuenta de que moviendo ligeramente la palanca a la derecha la posición de manejo se colocaba en D, la posición tradicional para andar. El 3 no sé que es, pero presumo que gastamos más nafta de lo que debimos.
Tomamos el desayuno en el Hampton Inn, cargamos las valijas en la Rav y encaramos para Disney Sprins a hacer las últimas compras y almorzar. 
Hacia las 3 salimos para Miami, casi siempre con lluvia. Antes de llegar a lo de Nacho y Vicky, fuimos al aeropuerto a ver si teníamos suerte con los chalecos que se habían quedado en el avión. Nos peleamos con la gente de AA, pero los chalecos nunca aparecieron. 
Llegamos bajo una lluvia fuerte a lo de los chicos, y allá nos esperaban Papá, Mamá y Nacho también. 
Comimos hamburguesas abajo. Y nos fuimos a dormir un rato. Mañana a las 5 salimos para el aeropuerto. 

domingo, 19 de mayo de 2019

unmigone goes Orlando: Animal Kingdom bajo la lluvia

(esto pasó hace un año)
Terminamos hoy el día más errático de los tres que pasamos en los parques del ratón.
Temas a tratar:
Heavy rain
Globos perdidos
Incendios en la habitación
Juegos rotos
Shows suspendidos
Retorno al reino mágico
Medianoche en el parque
Desayuno americano en el hotel. Llegamos a Animal Kingdom, para muchos el parque más moderno y mejor todos. Joaqui había comprado un globo en MK el primer día y lo quiso llevar. Nos lo olvidamos en el auto. Los otros avanzaron en un tram y yo volví al auto, a buscar el globo. Cuando llegamos a la entrada del parque, un cartel que dice que no se puede entrar con globos. Lo ignoramos. Adentro del parque, mientras esperaban en un juego, a Agus le "retienen" el globo y nos avisan que nos lo van a devolver en la entrada, en atención al cliente (Guest Relations). En Guest Relations, después de 45 minutos de espera nos dijeron que el globo se había perdido. Le explicamos que los chicos iban a estar "muy desilusionados". Nos ofrecieron un voucher para comprar otro globo, dos globos o stuffed animals. Agus eligió dos burbujeros, un ventilador y un Mickey vestido de Fantasía al que le gira el sombrero. Todo eso por un globo desinflado, nice treat.
Abajo del Tree of Life entramos al show Its Tough to be a Bug. Primera atracción. Próximo destino: Dinoland. Hicimos una cola de 55 minutos con Pedro para entrar a DINOSAUR, una especie de montaña rusa a medida de los chicos, interna. A la hora, el juego se descompuso y la cola dejó de avanzar. Alguna gente se quedó, otra se iba. Game is closed. Nos fuimos. Premio consuelo: Primeral Whirl, una montaña rusa medio pelo.
Cuando estábamos yendo para Africa se largó a llover fuerte. Nos mojamos mucho, demasiado. Preguntamos qué se puede hacer con esta lluvia. Respuesta: juegos o shows internos. Entramos al teatro donde estaba por empezar la función de Rafiki. Salió una china con un paraguas a avisar que la función se suspendía por lluvia. Corrimos (literalmente) bajo la lluvia, empapados, hasta el show de Nemo musical. Lo vimos mojadísimos, con miedo a que nos echen por la sopa que estábamos dejando en el teatro.
Seguía lloviendo. Agus dijo que hasta acá llegamos. Nos volvemos al hotel.
Cuando subo al piso del cuarto, me retrasé estacionando el auto, escucho alarmas fuertísimas y gente del hotel corriendo. Humo, se está quemando la habitación! Entro a rescatar los bienes más preciados antes de que lleguen los bomberos y nos saquen todo. Por suerte, no pasó mucho. Era la calefacción que se habìa prendido accidentalmente y como estaba sucia levantó humo y activó las alarmas. Nos pasaron a otra habitación, pero el stress era alto.
Nos recompusimos. Nos bañamos y cambiamos.
¿Qué hacemos? Hoy Magic Kingdom cierra a las 12. Volvamos a las bases entonces. A hacer todo lo que faltó hacer.
Volvimos, entramos al parque en barco en vez de monoriel.
Fuimos a las tasas, otra vez. Al juego de Pooh, otra vez.
¿Foto con Pooh y Tiger? No pudo ser, otra vez.
Mientras volaban fuegos artificiales y se escuchaba el show desde el otro lado del castillo nosotros estábamos manejando autos en el Tomorrowland Speedway. Joaquina, una loca.
Quedaba un poco más de tiempo. Jungle Cruise y Pirates of the Caribean fueron las últimas atracciones. Antes de hacer un poco más de shopping en Main Street.
Se terminó el día, se terminaron los parques. Quedan los recuerdos. 

sábado, 18 de mayo de 2019

unmigone goes Orlando: Hollywood Studios

(esto pasó hace un año)
Viernes. Desayuno americano otra vez. Cada vez más normal. 
Llegamos a Hollywood Studios. No olvidar dónde está el auto, ayer nos costó encontrar la entrada.
Lluvia.
Los chicos se anotaron para hacer el entramiento Jedi.
Primer contacto con universo Star Wars, multipresente en los Studios: Path of the Jedi, una película corta bastante mala. 
Fila larga para ir al Toy Story Mania. 
Nos separamos. Joaqui y Agus hicieron una larga cola para sacarse una foto con Woody y Buzz. Pedro y yo fuimos a hacer el Star Tours, The Adventure Continues, un simulador de nave en a bordo del Millenium Falcon. 
A la vuelta nos encontramos con unos Storm Troopers. Foto.
Green Army Man. Foto.
Llegó el momento del Jedi Training Trail of the Temple. Túnicas para todos. Espadas láser también. Caminan al ritmo de los aprendices. Llegan al templo. Aparece Kylo Ren. Joaqui se asusta. Llora. La sacan de escena. Pedro resiste. Pelea contra Kylo, golpea la espada, duck (agacharse), golpear.
Ahora es el turno de que Joaqui disfrute. Fotos con la Doc Juguetes y Princesa Sofía. Y al Disney Junior Dance Party. Entramos primeros, cortesía de Mickey. Para ingresar había que decir las palabras mágicas. Miska, Muska, Mickey, Mouse!
Foto con Chewacca, abrazo incluido con Chewie. Sueño cumplido para mí.
Voyage of The Little Mermaid. Un poco de teatro mientras llueve. 
Sobre la noche, Show de Los Muppets.
Teníamos fast past para Fantasmic. Pero llovía mucho. Nos fuimos. Hoy fue el mejor día. 

viernes, 17 de mayo de 2019

unmigone goes Orlando: Magic Kingdom

(esto pasó hace un año)
Desayuno americano. Los chicos no lo podían creer. Pedró probó los huevos.
Salimos con el auto para el área de los parques. Cuando entrábamos por la autopista y el cartel nos daba la bienvenida la emoción de los cuatro corría por la sangre.
El tram se llenaba de gente y no entraba el coche. Lo mismo con el monoriel.
Llegamos a la entrada. Buscamos las tarjetas y compramos pulseras para los chicos.
Llegamos al parque por fin.
Primera foto, acá, con Walt Disney. "Es Roy, su hermano", nos avisa la fotógrafa. No importa.
Fast pass para sacar una foto con Mickey, y después otra con Tinkerbell.
¿Foto con Pluto? Sí, también hubo. El perro de Mickey se ponía el libro de autógrafos en el hocico para firmar.
Caminamos Main Street y llegamos al primer juego; Barnstormer. Joaqui se bajó en la cola para subir. Yo me quedé con ella. Demasiado vértigo. Pedro salió de la montaña rusa junior copado. Agus un poco más asustada.
Fuimos a las tasas y a la calestita. ¿100 dólares por persona para ir a las tasas y a la calesita? Sí. Los chicos igual estaban copadas. También al de Dumbo, ¡dos veces!
Foto con Goofy y Donald.
Conseguimos un buen lugar de descanso: The Circus, lejos del mundanal ruido, tranquilo. Picnic y recarga de baterías.
Por fin llegaron los juegos que valen la pena: Splash Mountain, con Joaquina muy asustada. Lluvia.
Peter Pan's Flight y The Many Adventures of Winnie the Pooh.
Y el tren que da la vuelta al parque. Paseo bastante recomendable.
A la noche, show de fuegos. Happily Ever After.
Todos felices, cansados.

jueves, 16 de mayo de 2019

unmigone goes Orlando:

(esto pasó hace un año)
Salimos de lo de Vicky y Nacho después de una reunión de trabajo. Fuimos a JC (Juan Carlos) Car Rental. Nos dieron una RAV 4 por un precio ridículo, pero muchos costos ocultos.
Salimos al Turnpike y paramos en casi todos los Service Plaza. Fan.
Llegamos o Orlando. Nos quedamos en el Hampton Inn Orlando International Drive/Convention Center. 
Descargamos valijas y partimos a Disney Springs, primer acercamiento al mágico mundo de Disney.
Mañana nos esperan los parques.

miércoles, 15 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: a farewell

(esto pasó hace un año)
Levantar campamento en L'Astrolabe es raro. El teléfono de Mammá nunca apareció. Dejamos una nota en recepción, sin muchas esperanzas.
El ferry a St. Thomas, capitaneado por una mujer, viajó a toda velocidad.
Comimos en el aeropuerto. Agus quiso pasar la comida que nos sobró por aduana: Nesquik, fideos. La policía de St Thomas trajo un tupper con reactivos. Alcancé a leer uno que decía "heroine". Se los aplicó a la comida. Nunca estuve tan asustado en un aeropuerto.
"Folks, we'll arrive in Miami 20 minutes earlier than expected", sonó la voz del cap del mismo 737-800 que nos llevó a la ida. 
De nada sirvió.
Tardamos casi dos horas en salir del avión por culpa de la heavy rain.
Salimos como una tromba cuando se abrió la manga.
Me dejé los chalecos salvavidas abajo del asiento. No se podía volver a buscarlos. Hicimos la denuncia en lost items de AA. Me parece que nunca los recuperaremos.
En Brickell otra vez Nacho y Vicky nos esperaban, estoicos. Invadimos el apt 2002 por segunda vez. 
Mañana nos vamos a Orlando.

martes, 14 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: The Caves

(esto pasó hace un año)
Para el día último día, volvimos a las bases. Navegación corta a Normal Island. El Willy T, todavía en conflicto con el Gobierno, busca su lugar y no encuentra dónde afincarse. Quedará la visita para el próximo viaje.
Amarramos del otro lado de la isla esta vez.
Pedro se animó a bucear. También Mamá y Agus visitaron The Caves.
Así se cierra el tramo de viaje y aventura.
Mañana hay que volver a Miami.

lunes, 13 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: aftermath

(esto pasó hace un año)
Después del sopetón de anoche elegimos ir a lo seguro y conocido. Volvimos a Manchineel Bay, Cooper Island.
Empezamos la mañana como siempre, como si fuera normal desayunar en una amarra con todo lo que puede pedírsele a la comida más importante del día. Los chicos le tiraban pan a las gaviotas y Ababo pedía que filmemos un carguero que pasaba por ahí.
Otra vez control de daños. Para mí no era tan grave. El capitán y el almirante estaban más preocupados.
La pierna hasta Cooper Island es corta.
Amarramos, bajamos a la playa y jugamos un rato. Al mediodía almorzamos en el barco. Choclos a la parrilla, entre otros manjares. Le sacamos lustre a la barbacoa. Ayer me olvidé de contar que terminamos mi cumpleaños comiendo pizzas, también hechas a la parrilla.
A la tarde encaramos de vuelta para Wickhams Cay 2. Albertito pudo por fin volar su dron mientras el L'Astrolabe avanzaba. Con mucho temor conseguimos hacerlo aterrizar en la cubierta. Misión cumplida.
A la noche salimos a comer. A Pussers Pub. Otro ítem para tildar en la lista de los must do.
Mañana es el último día completo en las BVI. Nos empezamos a despedir. Partir es morir un poco.

domingo, 12 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: cumpleaños en alta mar

(esto pasó hace un año)
Mi cumpleaños empezó temprano, con un desayuno tupido bajo un sol diáfano en una bahía de una playa paradisíaca. Dudo mucho que esta imagen idílica se repita en ninguno de los 50 o 60 cumpleaños que me quedan vivir.
El buceo más esperado: The wreck of the HMS Rhone, en Salt Island. Nos acercamos con el L'Astrolabe hasta la boya, pero sin saber si esa estaba cerca de los restos del famoso barco hundido.
Bajamos y empezamos a nadar. A los 25 minutos, lo encontramos! Albertito festejaba. Yo perseguía una tortuga. Dimos una vuelta. Vimos todo lo que pudimos. Misión cumplida. Hasta que mi regulador empezó a estrangular la respiración. A la tercera vez que me costó absorber el oxígeno revisé el manómetro. ¡No tenía más aire! Le hice la seña internacional de "I am out of air" a Papá y no me creyó. Todo esto a 15 metros de profundidad. Tomé la decisión de sacarle el regulador. Volví a respirar. Recién ahí me entendió que no tenía aire. Compartimos el aire hasta poder reflotar en la superficie. Fue el día que casi muero ahogado en un buceo, el día de mi cumpleaños.
Doble excitación: uno por haber encontrado el tan buscado naufragio; dos por haberme quedado sin aire, riesgo de vida.
Soltamos amarras y seguimos viaje rumbo a Virgin Gorda. La playa en cuestión de la que todos hablan: The Baths, unas piletas entre las rocas que invitan a recorrer una geografía difícil de describir con palabras. El picnic era en la playa. Pero nos costó más de un malhumor llegar. El acceso desde el agua estaba cerrado. Había que nadar.
A la tarde, quisimos recalar en el puerto de yates de Spanish Town. Papá quería seguir viaje hasta The Dogs. Discutimos. "No tenemos agua", clamaba yo. Es por acá, no es por acá. El capitán dudó. Cedió. Encaramos para la difícil entrada. Bum. Nos varamos con unas rocas. ¿Qué pasó? Todos callados. Papá bajaba el dinghy dando por sentado de que el barco se podía hundir. El telégono de emergencias no funcionaba. Algunos dormían. El horror.
La peor parte de la zozobra terminó cuando el capitán logró hacer maniobras para volver a tener calado y navegar aguas afuera.
Amarramos en una boya fuera del puerto.
Las caras eran largas.
Control de daños: un quillote dañado.
Nacho y yo fuimos a comprar comida al pueblo.
A la noche, pizzas a la parrilla.
El día de mi cumpleaños en que casi muero dos veces.

sábado, 11 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: vida de millonarios

(esto pasó hace un año)
L'Astrolabe amaneció amarrado al muelle de Wickhams Cay 2. Los chicos se bañaron en la pileta. Recargamos los tanques. Nacho alquiló un paddle surf board. Vimos llegar al nuevo Willy T.
Zarpamos.
Destino: Machioneel Bay, Cooper Island.
La playa, mejor de lo que nos podíamos imaginar dentro de lo mejor que se puede imaginar uno de una playa.
Amarramos a media mañana y almorzamos en el barco y nos bañamos en esa pileta infinita que es el Mar Caribe. Pasamos por abajo de la escotilla, saltamos de la cubierta superior, probamos la tabla de Nacho, buceamos.
Y bajamos a la playa.
Top. Primera clase. Bar, gift shop, reposeras. Vida de millonarios.
A la noche probamos la barbacoa por primera vez. Briquetas encendidas a lo Homero. Menú: hamburguesas caseras de Nacho.
Mañana es mi cumpleaños.

viernes, 10 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: La búsqueda del tesoro

(esto pasó hace un año)
L'Astrolabe amaneció en The Bight, otrora casa del Willy T. Desayuno tupido con frutas, huevos, tostadas y café. Los hombres fueron a hacer reconocimiento de campo en el dinghy. Fueron a ver si se podía llegar en gomón a Treasure Point para el primer buceo, en The Caves. Volvieron con el fragor del conquistador. Mujeres y niños a la playa. Cargamos los equipos y fuimos a bucear. Todo quedó registrado en las 2 GoPro. Las cuevas oscuras tenían baja profundidad.
Almuerzo en el barco. ¿Qué se comió?
Partimos hacia Peter Island para ver si se podía amarrar. No.
Volvimos a Wickhams Cay 2. La base. Tierra firme. Casi. Las duchas del spa se podían usar, había toallas secas y el baño que funcionaba. Nacho se dio otra vuelta por el Rite Way.

jueves, 9 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: Stephen

(esto pasó hace un año)
Desayuno de bacán en el barco, bajo la comodidad de la amarra.
Mañana preparatoria. Descartamos la charla de orientación porque "no es necesaria".
Pedimos equipos de buceo. Nacho también apareció con un paddle surf. Yo me compré un chip de teléfono.
Cargamos hielo.
¿Todo listo para salir? No. Faltaba que llegar Stephen, nuestro friendly skipper que nos haría un recorrido exhaustivo de todo el inventario del barco y un ensayo técnico de la bestia. No era muy simpático, pero así es la gente allá.
Zarpamos! El mar estaba picado y Joaquina lloraba. Albertito timoneaba y obedecía a Stephen. Después de dos horas, el skipper de Sunsail dio su veredicto. El capitán está listo para soltarle las alas. Volvimos al puerto y conocimos por primera vez lo difícil que es atracar un catamarán.
Volvimos a zarpar. La derrota hacia Normal Island, la primera de las islas en donde dormiríamos. Esta vez el viaje fue más tranquilo. Joaquina ya estaba más asentada. Pedro, como pez en el agua. Y Pipo, corriendo por las redes.
Llegamos a The Bight. La foto que regalaba el paisaje superó cualquier expectativa. Tomamos con cierta facilidad una amarra. Una tortuga gigante pasó por abajo del barco. Y miles de peces que se veían en el agua más trasparente que yo conocí.
El dinghy nos llevó hasta la playa donde esperaban los mozos para ofrecernos tragos y un jenga gigante.
Pasamos el resto del día jugando en la playa.
No me acuerdo qué comimos a la noche.

miércoles, 8 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: L'Astrolabe

(Esto pasó hace un año)
El despertador sonó a las 5. El sol asomaba apenas sobre Brickell y Papá asomado al balcón decía que estaba nervioso. Cargamos la van, cargamos nafta, descargamos y entregamos la van. Aeropuerto de Miami. Los chicos jugaban en una plaza seca mientras esperábamos abordar el B737-800 a St. Thomas. Nos sentamos en el asiento de atrás 
Durante el viaje vimos casi todas las Bahamas y sobrevolamos Puerto Rico. La pista del aeropuerto de St. Thomas empieza donde termina el agua y así se ve desde el aire. El video muestra que el avión aterriza casi sobre el agua.
Almorzamos en McDonald's. Agus dijo "yo quiero el combo del día". Pero el combo del día era McFilet, de pescado.
En el puerto de St. Thomas, bastante parecido al puerto de Tigre, Albertito se enojó porque le hicieron despachar su bolso Helly Hansen. Tomamos el BVI Patriot y Joaquina se asustó mucho. Lloró casi todo el viaje porque ese servicio tipo ferry iba muy rápido y tomaba las olas. 
En el puerto de Tortola se veían las consecuencias del paso de Irma, en septiembre del año pasado. 
Un hombre más grande que Shaquile O'Neill me encaró en caribeño. Entendí que no se podía grabar en el puerto y me hizo borrar los videos. No fue el mejor recibimiento a la isla del relax. 
Nos estaban esperando. ¿Nos estaban esperando? Una señora tenía un cartel que decía Sunsail 10 persons. Interpretamos que se trataba de nosotros. ¿Servicio de cortesía? No, 10 dólares por cabeza.
Llegamos! Wickhams Cay 2. Allá está la base de Sunsail. Nos estaban esperando. Conocimos a nuestra embarcación por primera vez: L'Astrolabe. Lo recorrimos de punta a punta. Para aquel entonces la emoción corría por las venas de todos. El problema de ansiedad no era solo de Papá.
Al supermercado. Rite Way. Cargamos un chango para salir a la mar. Con todo lo necesario... para cuatro días. 
Volvimos. Mamá no encontraba su teléfono.

martes, 7 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: Miameee

(esto pasó hace un año) 
Antes de las 8 de la mañana la minivan que Nacho alquiló estaba dando vueltas por Downtown intentando encontrar la casa de Vicky y Nacho. Cuando pudimos hacerlo, nos instalamos a medias, invadimos el espacio a medias, 10 personas excitadas en el apt #2002 del 1500 de Miami Ave. Salimos al sol. Destino: Bayside Marketplace. 10 personas. Shopping, 10 personas. Almorzamos. 10 personas almorzando. Nos separamos. Elegimos volver en el Mover. Nunca lo había tomado. Me gustó mucho usar ese monoriel gratuito. Después de las 3 fuimos a hacer el check in en el apt que alquilamos por Airbnb. Queda a no más de 4 cuadras de lo de los chicos. CVS. Shopping. Noche, pizza, 10 personas. No, perdón, 12. Noche en el Airbnb. Mañana es el gran día.

lunes, 6 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: EZE MIA

(esto pasó hace un año)
"Comemos, dormimos y después... paf... nos vamos al avión" La frase de Joaquina, registrada en video, reflejaba la ansiedad de los 10 pasajeros del vuelo . Llegamos temprano a Ezeiza. Nos despedimos de los otros abuelos y pasamos a migraciones. En el free shop, Pedro jugó al metegol con un amigo. Subimos al avión y los chicos saludaron a las azafatas recordándoles que era su primer viaje en avión. Prometieron darle regalos especiales que nunca llegaron. El vuelo 4M 7820 despegó a tiempo, pasadas las 21.40. Mamá se enojó porque a la fila 26 no llegaron todas las opciones de comida. Dormimos relativamente bien, listos para aterrizar en Miami, mañana bien temprano.

domingo, 5 de mayo de 2019

unmigone goes BVI: esto pasó hace un año

Hace algo menos de un año, Papá nos invitió a nosotros 4, a ellos 3 y a Nacho a cumplir uno de sus sueños de la vida. Hacer un crucero por las British Virgin Islands.
Por razones que no comentaré no escribí nada ni publiqué nada en ese momento.
Ahora, a modo de aniversario, voy a intentar recordar ese viaje en forma de apostillas, notas, diario.
Veremos cómo sale. Todo lo que publique tendrá que rebobinarse 365 días para poder datar la fecha.

jueves, 2 de mayo de 2019