jueves, 15 de abril de 2010

La señora del 113 necesitaba descansar

Domingo a la mañana. Llueve. Nos acostamos tarde anoche y no sé qué hora es. No encuentro el celular y no veo ningún reloj a mano. Manoteo el teléfono y llamo al 113. Atiende la mimsa señora que me canta la posta desde que tengo memoria:
-10 horas, pfppffp y 9 minutos, 20 segundos... ¡piiiiip!
-¿Cómo? ¿10 y qué? No entendí señora...
-10 horas, horas, pfppffp y 9 minutos, 30 segundos... ¡piiiiip!
-¿eee?, ¿las 10 y qué? La grabación está un poco vieja, o yo muy dormido.

Le pongo el altavoz al teléfono para que Agus también escuche y trata de entender conmigo qué hora es:
-10 horas, horas, pfppffp y 9 minutos, 50 segundos... ¡piiiiip!
Seguimos sin entender ninguno de los dos. Cuando estoy por cortar resignado y buscar un reloj como la gente, la señora vueve a hablar:
-11 horas, 0 minutos, 0 segundos.
Ok, ya entendí, eran las 10 horas, 59 (cincuenta y nueve) minutos...
La señora debe estar cansada de repetir tantas veces la hora -pensé- Por eso ya no se le entiende muy bien. Me acordé que cada tanto a este personaje le hacen notas. Encuentro ésta de hace unos años y descubro algunas cosas interesantes:

  • La locutora se llama Alicia Infante
  • La grabación se hizo en 1981 y en ese entonces Alicia tenía... ¡22 años! (este dato es para mí por demás revelador; la voz de la hora, a la que toda mi vida llamé LA voz de LA señora de la hora, era en realidad la voz de una chica de 22 años)
  • Alicia no cobró un peso por el trabajo de grabar la hora
  • Sobre la logística de grabación: "Todas las horas, de la cero a la 23, los minutos del cero al 50 y todos los segundos del cero al 50, leídos de diez en diez, ocuparon nada más que tres minutos y medio de cinta magnetofónica. El material viajó a Alemania, donde se editó cada frase para dar forma al reloj parlante, que tiene las dimensiones de un placard angosto"
  • Alicia tiene un perfil de Facebook bajo el nombre La voz del 113

Hace un rato volví a marcar 113 para pedirle a Alicia -ahora la llamo Alicia- la hora. Y me sorprendí al escuchar que ahora el que te dice en qué tiempo vivimos ¡es un hombre! un locutor con la voz muy claramente impostada. ¡Pero si yo llamé el fin de semana y me atendió Alicia! ¡Exijo hablar con ella! ¿La habrán jubilado o será que las voces ahora se intercalan y se reparten los llamados aleatoreamente? Por un lado me pone contento porque, como dije, me parece que esa voz femenina necesitaba descanso. Pero por el otro no me gustaría no poder volver a hablar con ella. La voy a extrañar.
Seguiremos investigando.

6 comentarios:

agus dijo...

Definitivamente no me gusta nada que me cambien la voz del 113, Alicia es parte de mi vida! no me la saquen!

Juan DLC dijo...

jajaja excelente post...

Magdalena dijo...

Jaja! muy bueno! yo solia llamar tambien... para poner mi reloj en hora porque adelantaba o atrazaba... y ella, siempre, ahí, para decirme la posta... :)

Anónimo dijo...

Buenísimo! Me enantó.
Hace unos meses que no llamo a la hora... mis relojes sincrnizan con el de TN, pero muy bueno ponerle el nombre a la sra que nos atendía y nos hablaba por no más de 1 min y pico (se cortaba si estabas mucho tiempo. Me acuerdo que me tenía que apurar para sincronizar segundos).
AnaC

Anónimo dijo...

Me encantó. Despierta ternura por esta "señora"

Anónimo dijo...

muy buena investigacion